Ford Focus

Procesando voto...

Es la cuarta generación del popular compacto. Llega dos décadas después del lanzamiento del modelo y tras haber vendido más de 16 millones de unidades. Por primera vez, y a diferencia de la tercera generación, se asienta sobre la nueva plataforma C2, más rígida y capaz que la anterior. Bebe de un lenguaje de diseño renovado, que cuenta con unas líneas dinámicas, y tiene un carácter diferente en sus diferentes versiones, algo que repasaremos en su equipamiento.
El interior de este compacto se ha actualizado considerablemente. La nueva plataforma se traduce en una habitabilidad mejorada (principalmente en las plazas traseras), a pesar de no haber apenas incremento en sus dimensiones exteriores. El maletero aumenta ligeramente hasta los 375 litros. En términos de calidad y tecnología también se aprecian mejoras y ahora cuenta con un salpicadero más limpio y que queda presidido por una pantalla táctil de hasta 8 pulgadas.
En términos de equipamiento se ofrecen los habituales Trend y Titanium, además de los deportivo ST-Line, el distinguido Vignale o el crossover Active; que tienen un aspecto propio. Las novedades entre su dotación son elementos como el sistema multimedia SYNC 3 de la marca con una completa conectividad, un Head-Up Display o ayudas a la conducción como el Ford Co-Pilot360.
La gama de motores del Ford Focus también recibe una actualización y tendrá mecánicas para todos los gustos. Por la parte del diésel se podrá escoger el nuevo 1.5 EcoBlue con 95 o 120 CV, además del 2.0 EcoBlue de 150 CV. Entre los gasolina aparece el tres cilindros 1.0 EcoBoost con tres niveles de potencia: 85, 100 y 125 CV. Por encima queda el nuevo 1.5 EcoBoost con 150 o 182 CV. Con algunas de las mecánicas de mayor potencia se podrá montar la nueva transmisión automática de ocho velocidades.