Peugeot 508

La marca francesa apuesta fuerte con una nueva generación que poco tiene que ver con la anterior. A nivel visual estrena un diseño mucho más atractivo y dinámico, heredado de sus prototipos. Presenta ciertos aires de coupé y unas dimensiones más armónicas (algo más corto, más ancho y más bajo que su predecesor).
En el interior apreciamos como estrena el nuevo Peugeot i-Cockpit con una pantalla táctil de 10 pulgadas y una instrumentación digital de 12,3 pulgadas. Destaca su diseño elegante con botones tipo teclas de piano y materiales destacados para ser un generalistas. Con el nuevo tamaño también llega una redisposición del habitáculo, logrando más espacio para las plazas traseras y un maletero más capaz con 487 litros.
El equipamiento del Peugeot 508 está estructurado en torno a cinco acabados. El inicial Active ya cuenta con llantas de 17 pulgadas, pantalla táctil de 8 pulgadas o acceso y arranque sin llaves. Por encima están el Business Line, enfocado a flotas, o el Allure, más completo gracias a la navegación TomTom o ayudas a la conducción del Pack Safety Plus. Para los más deportivos están los GT Line, que mejora su imagen y el tope de gama GT con casi todo el equipamiento disponible.
La gama de motores está optimizada para cumplir el ciclo WLTP y cuenta con dos opciones gasolina y cuatro diésel. En gasolina está el 1.6 PureTech con dos niveles de potencia 180 y 225 CV (versión GT). Entre los diésel están el 1.5 BlueHDI con 130 CV y el 2.0 BlueHDI con 160 o 180 CV. Todas las versiones van ligadas a la caja de cambios automática EAT8 de ocho velocidades, la de acceso es la única que puede ir ligada también a una caja manual de seis velocidades.