Porsche Macan

El SUV más pequeño de Porsche se renueva con un restyling. Al igual que en toda la gama Porsche, se han introducido las famosas luces diurnas con tecnología de tipo LED de serie. Sin embargo, a medida que avanzamos hacia la trasera, podemos advertir que el nuevo Porsche Macan 2019 se ha ‘cayenizado’. De hecho, ha heredado de su hermano mayor unos pilotos horizontales, que se extienden de lado a lado de la zaga, con la palabra Porsche en medio.
Lo primero evidente en el interior del nuevo Porsche Macan es que la pantalla del sistema multimedia Porsche Communication Management (PCM) ha crecido desde las 7,0 pulgadas, hasta las 11. Eso ha obligado a rediseñar por completo la consola central, que ahora incluye las salidas de aire en una posición más baja. Aunque curiosamente, a diferencia de los Panamera y el Cayenne, el Macan todavía conserva multitud de botones físicos en la consola ubicada entre los asientos.
El volante GT Sport, que incluye un mando giratorio, con el que podemos modificar los modos del control dinámico de la conducción, está disponible a través del catálogo de opciones. Por otro lado, el Macan también puede equipar, por primera vez, el asistente de conducción en atascos Traffic Jam Assist que, hasta 60 km/h, es capaz de frenar, acelerar y girar por sí solo en situaciones de embotellamiento.
La gama está compuesta por tres motores turboalimentados de gasolina. Como versión de acceso, se mantiene la misma mecánica de 2,0 litros y cuatro cilindros, aunque con una potencia reducida desde los 252 CV hasta los 245.
En lo que al Macan S respecta, incrementará la potencia del motor de 3,0 litros, de 340 a 354 CV, mientras que en la variante Turbo se sustituirá el propulsor 3.6 V6 del modelo actual, en favor de la mecánica turboalimentada 2.9 V6, de 440 CV, que emplea en Cayenne S. Por lo demás, no se esperan variantes híbridas y la comercialización de un motor de ciclo diésel, dependerá de la demanda.