Renault Mégane RS

La tercera generación de este compacto deportivo llega con un precio de partida de 31.900 euros. Deja atrás el motor de 2 litros y estrena un nuevo bloque 1.8 litros turboalimentado, concretamente el mismo que ya hemos visto en el Alpine A110, aunque con más potencia y par motor. En este caso alcanza 280 CV a 6.000 rpm y un par máximo de 390 Nm entre 2.400 y 4.800 vueltas. El giro máximo del motor es de 7.000 rpm.
El Renault Mégane R.S. 2018 es 60 milímetros más ancho que el Mégane GT en el eje delantero, y 45 milímetros en la zaga, mientras que la altura se rebaja en medio milímetro. Así pues, son 4,36 metros de largo (2,67 metros de batalla) por 1,88 metros de ancho y 1,44 metros de alto.
Los principales cambios con respecto a un Mégane convencional son las luces delanteras inferiores en diseño ‘bandera a cuadros’, la salida de escape central (dentro del embellecedor hay dos colas), el difusor, los extractores de aire en los pasos de rueda delanteros o un interior de aspecto más ‘racing’, con pedalera de aluminio o pespuntes de color rojo, por ejemplo.
Es precisamente por dentro donde más impresiona, ya que históricamente los diseños interiores no han sido el fuerte de Renault. En este caso el aspecto general es bastante bueno, con materiales blandos y agradables en salpicadero, puertas, volante, etc… La pantalla vertical tiene un tamaño más que correcto, aunque el marco de plástico liso que la rodea no es demasiado atractivo.