En la palma de mi mano

Me gustaría poder llevarme el quiosco de la Plaza del Castillo cuando me voy de Pamplona, para tener un trocito siempre cerca de mí.