Margarita de Mendillorri

Dueña y señora de los terrenos adyacentes a su lago y palacio, la oca Margareth participa activamente en la vida cotidiana del barrio. Saluda educadamente a aquellos que se acercan con buenas intenciones, pero aquellos que tratan de mancillar su territorio reciben su merecido en forma de graznidos y picotazos en los tobillos.