Parada en las pasarelas

Es un rincón increíble. Parece un juego cruzar, sin embargo, caerte te puedes caer, mojar te puedes mojar.
Las pasarelas unen las dos orillas del río Arga a su paso por Pamplona pero también vertebran la población en 2 clases de personas. Unas son quienes pasan sin parar, son pasarelas y para eso están. Otras son quienes se paran y entienden que es desde allí desde donde puedes contemplar ver al río e incluso el tiempo pasar. En cualquier caso, pasarelas son.
La fotografía muestra una composición atractiva en la que se puede apreciar el trazado que las pasarelas cran sobre el río Arga, buscando su final en la sombra de la orilla. La misteriosa persona que, en tonos azules y amarillos, decide si cruzar o no cruzar bajo su paraguas, nos permite dimensionar el lugar.