Quiosco floreado

En Pamplona llueve tanto que a veces las flores crecen hasta ocultar el quiosco de la Plaza del Castillo.