REFLEJOS DESPUES DE LA TORMENTA

Después de un día lluvioso de Abril, las mesas de las terrazas de la plaza del castillo se convierten en imprevisibles espejos.