Un alto en el camino

Tras un paseo que nos lleva al centro de Pamplona, dejamos las bicis en equilibrio y nos sentamos en el suelo para descansar mientras vemos a la gente pasear.