Una competición de altura

Naturaleza y arquitectura histórica parecen rivalizar en altura, en una competición en la que por encima está el cielo de Pamplona